[image:88 size:orig]

La Patagonia chilena es un entorno remoto de gran extensión, donde la escasa población se concentrada en en el archipiélago de Chiloé, seno Reloncaví, cuenca del río Simpson y Punta Arenas. A pesar de la escasa presencia de núcleos de población, los mares de la Patagonia chilena soportan una fuerte carga de actividades antrópicas de Norte a Sur. La mitilicultura y salmonicultura son las principales industrias productivas. La mitilicultura se desarrolla casi exclusivamente en el mar interior de Chiloé, mientras que la salmonicultura se extiende a lo largo de la Patagonia, con incipiente interés en los canales y fiordos más australes. Ambas industrias son altamente dependientes del medio ambiente donde se ubican, tanto en su producción como en los efectos colaterales que producen y que determinarán su continuidad dentro de un contexto de desarrollo sostenible con el medio ambiente y las comunidades locales. Además, y debido a las características propias de sistemas de altas latitudes (como son los efectos de los glaciares y campos de hielo), la Patagonia chilena es potencialmente susceptible a cambios y efectos derivados del cambio climático global que pudieran alterar el actual equilibrio natural-productivo.